Pan con tomate y jamón

Hay veces que simplemente queremos dejar a nuestros invitados con la boca bien abierta y preparada para un gran bocado. Este plato es exactamente lo que va a conseguir. El tradicional pan con tomate catalán con un poco de jamón ibérico presentado en un nuevo formato. ¿Te imaginas una ensalada de pan con tomate y jamón? Hoy vas a aprender a prepararla.

Un plato tradicional como este lo prepararemos con el sabor de toda la vida, así que nos inclinaremos por un buen pan de pueblo. Acércate a tu panadería más cercana y pide que te lo corten lo más fino que les sea posible sin que se llegue a romper, además piensa que luego vas a tener que manipularlo.

El jamón que debes elegir para esta receta te recomendamos que sea un buen jamón ibérico de bellota, que hará frente a la acidez del tomate con su sabor intenso sabor. Te recomendamos que cuando vayas a comprar jamón elijas uno que tenga mucha veta blanca, así te aseguras que será bien sabroso, y los matices de este harán las delicias de tus comensales. La procedencia del jamón recomendamos que sea la que más te guste, aunque puede ser que no notes el sabor de siempre, eso será debido al tomate. Si no sabes cuál es tu sabor de jamón favorito, te recomendamos hacer este test.

ingredientes-pan-con-tomate-y-jamon

Finalmente en cuanto al tomate te sugerimos que sea de temporada, de esos tomates que huelen a tomate, con uno de nevera de supermercado también puede funcionar sin embargo el plato perderá consistencia.

Ahora es momento de ponernos manos a la obra. Una vez tengamos la rebanada fina del pan de pueblo, la enroscaremos hasta conseguir forma de tubo, o si lo prefieres, hasta formar un circulo que cerraremos sujetándolo con un palillo de madera. Como ves todo lo que necesitas para esta receta son productos que denominamos “de toda la vida”. En esta parte del proceso puede ser que pierdas algunos trozos de pan porque en la panadería lo han cortado demasiado fino.

Cuando tengas tantos tubos de pan como invitados esperas, coloca un poco de papel de horno en la bandeja y los hornearemos a 180 grados durante 11 minutos, comprobaremos que queda crujiente. No te fíes mucho de los minutos que cada horno es un mundo y si eres cocinitas, eso ya lo sabes. Ve comprobando las rebanadas hasta que consideres que tienen consistencia por si solas, ya que cuando las retiremos y dejemos enfriar a temperatura ambiente, tienen que aguantar con su nueva forma de tubo sin palito.

Una vez tenemos nuestra obra de arte con pan preparada es el momento de cortar el tomate en octavos, o si lo prefieres en cuadraditos y  lo reservaremos en un tupper u otro recipiente con aceite virgen extra y sal para que se empape bien durante unos 15 minutos.

elaboracion

Ahora sí, usaremos esos 15 minutos para sacar el jamón ibérico de bellota cortado a cuchillo que seguramente tienes en la nevera o para cortar un poco de jamón, en el caso de que tengas una pieza de jamón ibérico de bellota en casa. De hecho nos va perfecto que la maceración del tomate sea durante 15 minutos, ya que suele ser el tiempo que necesita el jamón recién salido de la nevera para recuperar sus aceites y por tanto su sabor, y además nos permitirá poder separar las lonchas sin que se nos rompan.

Para el montaje del plato, pondremos el tubo de pan en el centro, y lo rellenaremos usando una cuchara con el tomate tomate, que previamente habremos escurrido de aceite, porque si no la humedad del aceite puede mojar el pan perdiendo ese punto crujiente que necesitamos para un juego de texturas.

Finalmente colocaremos cuidadosamente el jamón de bellota en la parte superior del tubo de pan y el tomate, pondremos tomillo para aromatizar, siempre en rama, para que la persona que lo quiera quitar tenga la opción sin que sea un problema muy invasivo. Si has elegido un jamón de Huelva o un jamón de Córdoba, seguramente no será necesario que aromatices con el tomillo, pero ponlo, porque así el plato tiene más color y ya sabemos que comemos por los ojos…

¡Qué aproveche!